Humus

  • Código: OHU01

El humus es un abono orgánico, pero no cualquiera: emerge naturalmente en cualquier tipo de tierra en su estado natural, pero en cantidades muy pequeñas y extremadamente nutritivas. En un bosque, por ejemplo, la cantidad de humus en la tierra es de un 5%, mientras en la arena de playa llega apenas a 1%.

Se diferencia de la composta y del abono orgánico porque está en un proceso de descomposición más avanzado debido a la acción de hongos y bacterias: es de color negruzco, por la gran cantidad de carbono que tiene. Mientras se descompone, el humus aporta nitrógeno, fósforo, potasio y magnesio a la tierra y las plantas. Es, pongámoslo así, el proceso de descomposición orgánico más nutritivo para la tierra.

Una de las maneras más sencillas de conseguir un humus para aplicarlo a tu tierra es a partir de lombrices, que puedes recolectar de tu propio jardín. El excremento de estas y las bacterias generarán un proceso de descomposición orgánico que acelerará la formación de humus para tus plantas.

Los beneficios del humus para tu tierra:

Ayuda tanto a la retención de agua como a la filtración de la misma, según las necesidades del suelo.
Da una acertada consistencia a los suelos según su tipo. En suelos arenosos compacta, mientras que en arcillosos tiene un efecto de dispersión.
Facilita la toma de nutrientes por la rizósfera.
Regula la nutrición vegetal.
Aporta productos nitrogenados al suelo degradado.
Hace la tierra más fértil.
Mejora la asimilación de abonos minerales.

Para un mejor servicio, le sugerimos incluir su código postal en el mensaje.

Volver arriba